Make your own free website on Tripod.com
Por Annie Moon, mailto: kawai71@hotmail.com

Dedicado a mi mejor amiga Laura Hernández

8º capítulo: "La última noche"

-¿Quién sois? - preguntó la chica de ojos dorados.


 


-Vos lo tendríais que saber más que nadie.

-¡Descúbrete! - le ordenó Gotten.

-Si queréis saberlo...

Se quitó la capa que le cubría.

-¡SATOSHI!

-Querida hermana, ¿tan lista como eres, y no lo adivinaste?

Ann se acercó a su hermano, hasta tenerlo enfrente.

-¡Ann, no te acerques a él! - gritó Trunks preocupado.

-¿Por qué lo has hecho? ¡Has matado a mucha gente!

-Solo quería dar a conocerme.

La chica se enfureció, y propinó un puñetazo a su hermano.

-¡AAHH!, ¡ESA OSADÍA TE SALDRÁ CARA! - la cogió del cuello.

-S... suél... tame. No querrás ma... tar a alguien de tu propia fa... milia, ¿verdad? - le costaba hablar. Satoshi la estaba asfixiando.

-No sería la primera vez. - dijo con una sonrisa malvada.

-¡¿Qué?!

-¡Suéltala bastardo! - Trunks le propinó una patada en la cara. Del golpe, Satoshi la soltó. Trunks la cogió al vuelo.

-Ann, ¿estas bien?

La chica no contestaba. Tenía los ojos perdidos en el vacío, y estos no tenían su brillo tan especial que le gustaba a Trunks.

-¡Ann, responde!

-Mal... di... to... por fin reaccionó.- ¡TU MATASTE A MAMÁ!

-¿Cómo pudiste pensar que fue nuestro padre? Él amaba a mamá con todo su corazón.

Trunks y Gotten se asombraron por lo que estaban oyendo.

-¿Por qué?

-Quería apoderarme del colgante que llevas tu al cuello. Pensaba que nuestra madre lo llevaba, aquel "fatídico" día en que murió.

Ann hizo aumentar su ki. No aguantaba más, y se arrojó sobre su hermano, aunque ella ya no lo consideraba como tal.

-¡ASESINO! - gritó llorando. Le asestó una patada y un puñetazo. Satoshi escupió sangre por la boca. Ann no le dio tiempo a recuperarse y realizó un conjuro.
 


"Tu que tienes el poder absoluto,

concédeme una parte"


 


Ann generó una bola enorme de energía negativa. Trunks y Gotten la miraron asustados. En ese momento llegan Gokuh, Vegeta, Gohan y Piccolo.

-¡Niña!, ¿quieres destruir el planeta entero? - gritó Vegeta.

-Gohan, ¿quién es esa chica? - le preguntó Piccolo.

-Se llama Ann, es compañera del instituto de mi hermano.

-¿Es humana?

-¿A que viene esa pregunta, Piccolo? Claro que es humana.

-A nada...

-¡HHHHAAAA! - la chica lanzó la bola.

-¡JAJA! Con eso no podrás detenerme.

Trunks se acercó a la chica.

-¿Estas loca? ¡Con eso puedes destruir la ciudad entera!

Ann se dio cuenta de lo que había hecho. Se había dejado llevar por la rabia. Alzó el brazo, y el poder se detuvo. Fue cerrando poco a poco la mano, y lo que había conjurado desapareció completamente. Satoshi vio a los que habían llegado.

-Más idiotas para mi diversión.

-Hemos sentido un ki maligno y nos hemos dirigido aquí - dijo Gokuh.

-¿Quién es ese tipo?

-Es mi hermano, Sr. Vegeta.

Satoshi se movió tan rápidamente, que nadie se percató de que iba a atacar. Aprovechó que nadie estaba en guardia.

-¡Ya eres mía! - apareció detrás de Ann, y la agarró fuertemente por los brazos, impidiéndole moverse.

-¡Suéltame!

-No querida, te necesitamos para nuestros planes.

-¡Suéltala! - gritó Trunks, convirtiéndose en saiyan.

-No te acerques o la mato. - Puso su mano en el cuello de la chica.

-Trunks, no te preocupes, me necesita viva. No me matará.

-Hay que hacer tantas cosas, y tengo tan poco tiempo... - Satoshi desapareció con su hermana, generando un remolino de aire.

-¡Ha desaparecido! - dijo asombrado Piccolo.

-Esa técnica se parece a la del desplazamiento instantáneo.

-¡Tenemos que buscarla! - gritó Trunks enfurecido.

-Hijo, cálmate. Gotten, lleva a Pares a su casa, y después ves a la Corporación Cápsula. - le ordenó Vegeta.

EN LA CORPORACIÓN CÁPSULA

-¡Bulma, Bulma! ¿Dónde se habrá metido esta mujer? - dijo Vegeta enfadado.

-Vegeta, ¿dónde se ha metido?- preguntó Gokuh.

-No tengo ni idea. Bra esta en su habitación durmiendo.

Todos estaban en el comedor. Bulma había desaparecido, y no había ninguna nota, ni nada. En ese momento la luz se apagó, y una suave brisa empezó a notarse en la sala. En medio de la alcoba apareció una figura, una chica joven. Iba vestida con una falda larga, abierta por los lados, unas botas y una camisa sin mangas. Llevaba un bastón en la mano. Todos se pusieron en guardia. Parecía no tener mucha fuerza física, pero desprendía una ki sorprendente.

-¡¿Quién eres?! - preguntó Vegeta furioso, porque una extraña había entrado en su casa. - No estarás relacionada con la desaparición de mi esosa, ¿verdad?

-Dejad que me presente. No quiero haceros daño, solo vengo a ayudarles a salvar a Ann y a Bulma.

-¿Tu no eres Nancy? - preguntó Trunks levantándose. - La criada de los Nimura.

-Eres un chico listo, Trunks. Pero mi verdadero nombre no es Nancy, sino Aeka. Soy una sacerdotisa, y mi misión es encontrar al Sacerdote Supremo y eliminarlo.

-¿Y se puede saber que tiene que ver con Ann y su hermano? - preguntó Vegeta, mirándola con recelo.

-Laocorn es el nombre el sacerdote, y él y Satoshi se han unido.

-Satoshi mencionó algo del colgante de Ann. - recordó Gotten, que había llegado hace escasos minutos.

-Se cree que es una piedra capaz de controlar los cuatro elementos de la tierra, el agua, el fuego, la tierra y el aire. Es una gema muy poderosa y peligrosa, según en que manos caigan.

-¿Y quién es ese individuo? - preguntó Gokuh.

-¿Laocorn? - Gokuh asintió. Vegeta seguía mirándola con recelo - Él servía al antiguo rey de Babilonia, pero de eso hace más de mil años. Laocorn intentó usurparle el trono, ya que decía que no gobernaba como era debido, pero su intento fue fallido, y le exiliaron. Hubo gente que le siguió y apoyó, y otra que estuvo en su contra. Seorfrú y Danton son sus sicarios más devotos.

-Pero podrían haberse llevado la piedra y dejar a Ann. - comentó Gohan.

-Hoy en día muy pocas personas saben manejar el poder de ese colgante. Pueden utilizarlo tanto para hacer el bien como el mal.

-¡Mientras sigamos hablando Bulma seguirá en peligro! - gritó Vegeta.

-No sabemos dónde están, ni han tampoco. - dijo Gohan.

-Yo si lo sé. Acompáñenme.

Todos salieron de Corporación Cápsula. Fueron volando, sin saber a donde se dirigían. Solo Aeka lo sabía. Vegeta empezó a impacientarse.

-Oye, ¿es muy fuerte Laocorn? - preguntó Gokuh, movido por la curiosidad.

-Laocorn es de aspecto enclenque, aunque posee poderes mágicos.

-¡Qué guay! Podremos tener una batalla interesante.

-¡Gokuh, esto no es un juego! - gritó Trunks, pensando en la única idea de salvar a Ann y su madre. - Por cierto Aeka, ¿a dónde vamos?

-A casa de Ann.

CASA DE LOS NIMURA

-¿Ven ese roble? Antes, en la edad media, aquí se colgaban o quemaban a las brujas, y a la gente que había cometido actos impuros. Es un árbol centenario.

-¿Están dentro del árbol? - preguntó Gotten.

Aeka no respondió. Volteó el árbol y presionó una parte de la corteza. Esta se hundió, y automáticamente se abrió un pasadizo secreto. La sacerdotisa entró, y los demás la siguieron. Era un lugar oscuro, húmedo y estrecho. Una sensación de agobio les producía aquel pequeño lugar. Aeka movió su bastón y dijo:

-¡Qué se haga la luz!

Todo se iluminó. Era un pasadizo de dimensiones reducidas, tenían que ir en fila india. El túnel murió, abriendo paso a tres galerías más. Una en medio, y las otras dos a la derecha e izquierda.

-¿Cuál elegimos? - preguntó Piccolo, asombrado por aquel extraño lugar.

-La del medio.

En el dintel de cada puerta, había grabado un símbolo. Un fénix, un dragón y una luna con varias estrellas, a derecha, en medio e izquierda, respectivamente. Bajaron unos doscientos escalones, hasta llegar al final de la galería. Esta se convirtió en una cueva, muchísimo más amplía y ancha, que los pasadizos por los que habían pasado. Había calaveras y amuletos, y también órganos humanos (y no tan humanos), en botes de cristal.

-¿Qué lugar es este? - preguntó Gotten, paseándose por delante de los botes de cristal. Ponía cara de asco al ver algunos (aunque no tenía por que hacerle, ya que le gustó la película del Sexto Sentido). Echaron una mirada a la cueva. Había como una mena de jaulas, al final de la gruta. Gokuh se acercó a ellas.

-¡Ey, mirad! Aquí hay dos personas. Parecen estar inconscientes.

Trunks reconoció al Sr. Nimura, y Vegeta al Sr. Nakomi.

-A ese le he visto por la televisión. - dijo el príncipe de los saiyans.

-¡Bienvenidos a mi guarida! - Satoshi apareció por una puerta invisible..

-¡¿Dónde esta Ann?! - Trunks le exigió la respuesta.

-Aquí no la encontrarán, ni la mujer de pelo azul. Están en la sala contigua.

-¡Cómo toques uno solo de sus cabellos te mato! - gritó Vegeta enfurecido.

-Calla, si no quieres que le pase nada malo.

-¡¿Dónde esta el Sacerdote Supremo?!

-Mmm... la sacerdotisa Aeka, me han hablado muy bien de ti.

-Jamás conseguiréis resucitar al Dios Demonio.

-¿Y tu me lo impedirás?

-¡Todos nosotros! - gritó Gokuh, impaciente por empezar a pelear.

-Si quieren pelear... ¡Seosfrú, Danton! Si desean salvar a Ann y Bulma, tendrán que derrotarles.

Satoshi hizo desaparecer a su padre y al Sr. Nakomi, y entró en otra sala.

Avance del noveno capítulo:

"-Esta bien, me has convencido. ¿Qué he de hacer?

-¡Ann, no lo hagas!-gritó Trunks.

-¡Calla, estúpido insolente!-Satoshi elevó su brazo, y con solo ese movimiento, estampó a Trunks contra la pared."
 
 

Notas de la autora: este capítulo va con dos dibujos. Uno es de Trunks y Gotten, y el otro de Ann, pero con un estilo nuevo. La verdad, es que me ha costado un poco hacerlo, así que espero que les guste. ¡¡Hasta el próximo capítulo!!