Make your own free website on Tripod.com

¡¡¡Capítulo Inhédito!!!

*****************************************************

"La Misteriosa Guerrera de La Destrucción"

Por Daniella

 

Por favor, lean esto antes de iniciar la lectura de este capítulo...

 

 

**Nota** Este capítulo no tiene continuación (no concatena con los demás), así que no es esencial que lo lean para comprender la historia... pero si quieren saber algo acerca de la vida pasada de Marian, antes de que conociera a su nueva familia, les recomiendo full este capítulo.

Ah, lo olvidaba... antes de leerlo, denle una leída a los capítulos 6 y 7 para mayor comprensión, ya que aquí se narra lo que no redacté en esos dos capítulos.

 

 

"Sueños del Pasado"

Poco después del incidente en el parque de diversiones, la vida de Marian transcurrió normalmente. Aquél día, después de clases, tenía planeado ir al cine con sus amigos. Habían acordado reunirse a las 5 de la tarde en la sala de cine.

Goten llevó a Paris a su casa, y luego regresó para llevarse a Marian, que estaba con Trunks en la escuela.

- Ya es hora de irnos, Marian- dijo Goten en cuanto descendió, pero Marian estaba distraída.

- ¿Qué sucede, Marian?- le preguntó Trunks.

- Muchachos... ¿por casualidad saben si hay algún gimnasio por aquí?- preguntó Marian.

- mmh... creo que hay uno a una cuadra de aquí... ¿por qué lo preguntas?- dijo Goten.

- Sólo por curiosidad...

- ¿Por qué mejor no vamos allá, Goten?- sugirió Trunks.

- No es mala idea, Trunks... ¿qué opinas, Marian?

- ¿De verdad me van a llevar? ¡Genial!- respondió Marian, y los tres chicos se fueron al gimnasio, que quedaba muy cerca de la escuela.

 

Al llegar, vieron que el lugar estaba completamente vacío, y Marian entró y observó con interés.

- Tenía tanto tiempo sin ver todo esto... - se dijo a sí misma en voz baja.

- Oye, Marian... ¿por qué querías venir aquí?- le preguntó Goten con mucha curiosidad.

 

Marian sólo sonrió y no dijo nada. Luego se acercó a las barras asimétricas **se usan en la gimnasia, son 2, una es más alta que la otra**

- ¿Qué vas a hacer?- insistió Goten.

- Ya lo verás- respondió ella.

 

De un salto, la chica subió a la primera barra **la más baja** y trabajó en ella con gran agilidad. Sus movimientos eran perfectos e impecables, dominaba su agilidad y destreza a la perfección.

- ¡Es increíble!- exclamó Trunks asombrado.

- No sabía que Marian pudiera hacer eso... - alcanzó a decir Goten.

 

Mientras tanto, Marian seguía practicando, y rápidamente subió a la barra más alta, y siguió con su rutina. Pero de pronto, en el momento de hacer un salto mortal aéreo, perdió el control, no se sujetó correctamente de la barra y cayó al suelo, quedando inconsciente.

- ¡Marian!- gritó Trunks, corriendo a ayudarla, y Goten lo siguió.

 

Marian yacía en el suelo completamente inconsciente. Trunks la tomó en sus brazos y trató de hacerla volver en sí, pero ella no respondía. Por fortuna el golpe no había sido grave, pero Goten y Trunks estaban angustiados al ver que la chica no recobraba la conciencia.

- ¡Demonios! No reacciona con nada- dijo Goten.

- Tiene que reaccionar... tiene que hacerlo- dijo Trunks, que estaba más angustiado que su amigo.

 

Mientras esto sucedía, Marian continuaba inconsciente, vagando por su mente, por sus recuerdos, aquéllos recuerdos que el tiempo dejó atrás...

 

- Esta chica es sorprendente. Ha ganado 4 veces el campeonato inter-escolar...

- Es cierto, entrenador Brian. Pero ya está terminando la secundaria, y ella no podrá seguir aquí.

- Pero no podemos dejar que una gimnasta con tanto talento como ella se nos vaya así nada más... Marian posee un talento más allá del de una estudiante de secundaria- dijo el entrenador.

- Sí, pero pronto pasará a la preparatoria... - dijo su interlocutor, que por cierto, era el tío de Marian.

- Y no llegará a ser más que una amateur **una gimnasta amateur es la que sólo practica en las escuelas y competencias intercolegiales** Ella debe ampliar sus horizontes, y sé que puede hacerlo- insistió el entrenador.

- Lo pensaré, pero Marian es mi sobrina, y más que nada debe estudiar... ¡Marian! Ven aquí un momento- dijo, dirigiéndose a Marian, quien en esos momentos tenía 15 años.

- Ya voy, tío Armand- dijo Marian, bajándose de las barras paralelas - ¿Qué sucede?- preguntó en cuanto llegó.

- El entrenador y yo estuvimos hablando... - dijo su tío.

- Quiero que formes parte del equipo que competirá por la Copa Mundial de Gimnasia- habló el entrenador.

- ¿De verdad? ¡Genial!- se entusiasmó Marian. Estaba muy feliz, ya que su sueño era competir en eventos como aquél, y ésa era una gran oportunidad para demostrar su talento.

- Pero el problema es que tu tío no acepta...

- Ya le dije mis razones- dijo el tío de Marian- Marian debe estudiar para ser una gran doctora, no debe perder su tiempo.

- Tío, la gimnasia no es una pérdida de tiempo- se rebeló ella.

- ¿No? ¿Y qué es, si se puede saber?

- Es mi mayor sueño... quiero ser una gimnasta profesional.

- ¡Eso sí que no!- exclamó su tío- Marian, no seas rebelde... tú debes ser una doctora, tal y como lo deseaban tus padres- repuso en un tono más suave.

- ¡¿Acaso yo no cuento?! ¿Debo hacer siempre lo que tú quieres? ¡Parece como si yo no tuviera derecho a decidir!- se exaltó la chica.

- Vamos, Marian... ¡no empieces con niñerías! Recuerda que debes ser responsable, y que tomarás mi lugar cuando yo no pueda trabajar en el hospital. Sé prudente, niña...

- Tío... la gimnasia es una de las cosas más importantes para mí y es un sueño que deseo cumplir... y si al ser responsable debo deshacerme de mi sueño, ¡odio la responsabilidad!- dijo Marian valientemente- Ya estoy por alcanzar mi sueño. Ni tú ni nadie podrá detenerme.

- Eso lo veremos... - murmuró su tío, halándola de un brazo y llevándola a la puerta de salida del gimnasio, pese a la resistencia de su sobrina.

- ¡Tío! Por favor... no sigas con esto.

- Estudiarás medicina, y se acabó el asunto- dijo él enérgicamente, pero para su sorpresa, Marian logró zafarse y salió corriendo, llegando a la puerta de salida.

- ¡Jamás te lo perdonaré! ¡Nunca lo haré!- dijo Marian. Una lágrima coloreó sus ojos violeta, y ella siguió corriendo.

 

~o~o~o~o~o~o~o~o~

- Y eso fue lo que sucedió, Trunks- habló Marian, que ya había recuperado la conciencia y les contó a sus amigos toda la historia **siento no repetirla, pero no creo que sea necesario**

- ¡Qué hombre más terco!- exclamó Goten- Debió permitirte practicar gimnasia, en vez de obligarte a estudiar algo que detestabas.

- Pero yo no tenía el suficiente valor para enfrentarme a él, porque era la única persona que podía cuidar de mí. Aparte de él, yo no tenía a nadie más en el mundo.- dijo Marian.

- Pero él no tuvo razones para decidir por ti. Tú tenías derecho a tomar la decisión por ti misma, ¿no crees?- habló Trunks.

- Lo sé, pero en esos momentos tuve miedo... temía quedarme sola. Pero unos meses después no lo soporté más y me fui de la casa. Me oculté en la casa de mi mejor amiga, mi tío notó mi ausencia y no tardó en buscarme. Mi amiga Amy sabía que él llegaría, y me llevó a un seminario de gimnasia, donde pude ocultarme por un año, y estudié allí. Pero una de las alumnas contactó a mi tío, y él fue a buscarme. Yo sabía cuándo llegaría, así que la noche anterior me escapé por la ventana y al día siguiente, con la ayuda de Amy, logré tomar un avión y llegué a esta ciudad.

- Y así lograste evadir a tu tío, ¿cierto?- preguntó Goten.

- Exacto. En cuanto llegué, llamé a Amy para saber cómo había reaccionado mi tío. Ella me dijo que me buscó por todos lados, pero Amy y su madre no le dijeron nada. Mi tío fue asaltado por un grupo de maleantes, y recibió un disparo al corazón... no tardó en morir- dijo Marian con los ojos llorosos.

- Tranquila... - dijo Trunks abrazándola- Suena mal decirlo, pero al menos ya no te perseguirá...

- Es cierto, pero... a pesar de su carácter, él era como un padre para mí, y lamento su muerte.

- Te entendemos, hermana- dijo Goten.

- Gracias por comprenderme, chicos. No habría podido desahogarme así con nadie... ya me siento mejor- dijo ella.

- Menos mal... bueno, ahora seca esas lágrimas y vámonos, ¿sí?- le dijo Trunks cariñosamente.

- Está bien- respondió Marian, y los tres se levantaron.

- Ya son las 3:30- dijo Goten, mirando su reloj- Iré a buscar a Paris.

- Buena idea. Recuerda que a las 5 debemos estar en el cine- le dijo Trunks.

- No lo olvidaré. ¡Nos vemos!- dijo Goten, y se fue volando.

- Nosotros también debemos irnos, Trunks- dijo Marian, pero Trunks estaba pensativo- ¿Qué sucede?- le preguntó inquieta.

- Marian... sé que has sufrido mucho al irte de tu casa, pero... me alegró que lo hicieras.

- Y.. ¿por qué?

- Porque gracias a eso te conocí- le dijo dulcemente, la abrazó y la besó con la mayor ternura.

 

Un rato después...

- Bien, ya creo que nos podemos ir- dijo Trunks.

- Espera un momento- le dijo Marian, y se detuvo en las barras, apoyándose en ellas.

 

- [Tío... siempre estuviste equivocado, y ahora más que nunca estoy segura de eso. Quiero que sepas que ahora no me detendrás, porque tengo otro sueño más por realizar]- pensó la chica, mirando al cielo, y luego volvió al lado de Trunks.

 

- Ya podemos irnos- le dijo, Trunks la cargó y ambos se fueron volando hacia el cine.

 

 

QUIERO LUCHAR POR MIS SUEÑOS

Ahora sé que debo alcanzar mi ideal

sin importar contra qué deba luchar.

Muchos logros y el triunfo

me esperan más allá de la oscuridad.

 

No me importa cuántos obstáculos tenga que superar,

Ni cuántas lágrimas tenga que derramar...

No tengo miedo alguno

Y ningún tropiezo me desanimará.

 

Porque quiero lograr mis metas

Con mucho esfuerzo y tenacidad,

Y al final podré llegar

Más allá de las estrellas...

...Daniella Mendoza...

 

Desde aquél momento, Marian se sintió más tranquila y supo que debía luchar por sus sueños. Pero ahora tenía uno aún más importante por cumplir: pasar su vida junto a la persona que más amaba... Trunks...

 

 

**Comentarios**