Make your own free website on Tripod.com
MI ANGEL
Por Irasema Vázquez

Era una mañana tranquila en Capsule Corp, Bulma estaba feliz porque era su
aniversario con Yamcha.

-Un año más con Yamcha, no lo puedo creer-decía Bulma mientras sonreía de
felicidad-me pregunto ¿algún día llegaremos a casarnos? Después de tanto
tiempo... -sus pensamientos fueron interrumpidos por unas risas que
provenían del patio. Ella salió curiosa, pero ¡OH sorpresa! que se llevó al
ver a Yamcha rodeado de muchas chicas hermosas que lo abrazaban y besaban.

-Esperen un momento, voy a avisarle a Bulma que hoy no podré salir con
ella-que divertida me voy a dar con estas chicas- espero que no se ponga
dramática.

Bulma al escuchar esto solo pudo correr y huir de aquella escena tan
deprimente, segada por las lagrimas no se dio cuenta y chocó con Vegeta,
furioso le reclamó:

-Humana tonta, fíjate por donde caminas.

-El que se tiene que fijar eres tú, eres un inútil, no sirves para nada, no
estoy de humor como para estar soportando tus insultos, busca quien te
soporte- lo miró con furia mostrándole la lengua-^_^

Vegeta pensó: ¿y a esta que le pasa? Yo no le he dicho nada- inútil lo serás
tu, solo te la pasas llorando por ese insecto que no vale la pena, no merece
que alguien como tú llore por el.

Bulma lo miró sorprendido, él dijo alguien como ella ¿pues como era ella?
Pero de pronto recordó el coraje que llevaba, y solo pudo continuar
gritándole- ¡¡¡¡¿inútil, yo?!!!! Quien rayos crees que te repara la cámara
de gravedad cada vez que la destruyes, quien crees que te diseña la armadura
y los robots, quien crees que te cuida cuan... ops- rayos se me salió decir
que lo cuido cada vez que explota la cámara de gravedad..

-¡¡Ahh!! Con que eras tu la que me pone esas ridículas vendas y me cura las
heridas, ¿y con que derecho te atreves a...

No pudo terminar de hablar ya que fue interrumpido por el llanto de Bulma-
pues si, soy yo ¿y?, No te preocupes, no volveré a hacer algo por ti, todos
los hombres son iguales, ¡¡¡te odio!!! ¡Lárgate de aquí, no quiero volver a
verte!

-Pues eso es precisamente lo que voy a hacer, me largo- grito Vegeta al
salir volando por una de las ventanas de Capsule Corp.

Bulma solo se dejó caer en el frió piso de la sala, así se quedo llorando
sin parar pensando- ¿a quien quiero?, no es posible, primero lloro por
Yamcha, y ahora me encuentro sufriendo por Vegeta- hasta que fue vencida
por el sueño, y se quedó dormida...

La noche siguiente no podía dormir, y decidió levantarse a tomar un vaso de
leche, ella vestía un largo camisón blanco que la hacía verse como un ángel,
al abrir la puesta pisó algo que la hizo caer- rayos ¿qué diablos es esto?
¡Sangre! ¿De quién será? ¡¡Vegeta!!-sin pensarlo dos veces corrió hacia la
habitación de Vegeta, abrió la puerta y se horrorizó al ver el cuerpo de él
sobre la cama lleno de sangre. Ella trató de limpiar las heridas, cuando lo
hacía, Vegeta la miró y preguntó - ¿quién eres tú?- a lo que Bulma
respondió- soy tu ángel, el ángel que siempre estará contigo... - le dio un
beso, y a pesar de la inconciencia del sayayin pudo sentir el calor que
había en ese dulce beso.
Continuó curándolo y le dijo en voz baja- mañana volveré- salió
silenciosamente, ya había amanecido así que se arregló y bajó al comedor.

-Hola mamá, sabes, creo que me estoy enamorando de Vegeta.

-No lo creo hija, tu quieres mucho a Yamcha, hace tanto que sales con el.

-Si pero... ya no es lo mismo, antes nos veíamos más seguido y me decía que
me quería, ahora solo se la pasa con esas mujeres.

-Vamos, no te preocupes, solo lo hace para darte celos, olvídalo.
 

Llagó la noche y Vegeta despertó, se percató de las vendas y recordó aquella
imagen tan hermosa de la noche anterior, sospechando que era Bulma y
pensando qué “el ángel” había dicho que volvería, decidió hacerse el dormido
y esperar a que apareciera.

Bulma sin sospechar nada entró a la habitación, acarició el cabello de
Vegeta y dijo- mi príncipe, te amo, ojala que tu pudieras decirme lo mismo-
justo cuando ella le dio un beso, sintió un brusco jalón, y cuando se dio
cuenta, Vegeta se encontraba encima de ella en una posición no muy
recomendable.

Ella sonrojada le pidió que se quitara pero Vegeta le recriminó:

-¿Qué crees que estas haciendo?

-Eso mismo que te pregunto yo, además no sé de que me hablas.

-Lo sabes perfectamente, primero te pones a llorar por el insecto ese, y
ahora me sales con que me amas.

-Pues si, y aunque no lo creas ¡TE AMO! Y si no te parece pues ni modo.

-Claro que no me parece.
Bulma enfureció tanto que solo pudo darle un puñetazo en una de sus heridas,
Vegeta se retorció del dolor, ella salió corriendo, subió a una de sus
motocicletas y decidió alejarse lo más posible.

-Necesito pensar, lo amo, pero ¿y lo que sentía por Yamcha?

Bulma llegó a una playa que se encontraba lejos de Capsule Corp, decidió
pasar unos días lejos, para pensar bien lo que sentía. Mientras tanto Vegeta
se había ido a entrenar.

-¿Qué es lo que me pasa?, Cada vez que estoy cerca de esa humana, me pongo
muy nervioso, y el beso que me dio me hizo pensar en que tal vez (solo tal
vez) podría sentir algo por ella, no, lo mejor será que la olvide.

Pasaron unos días, y Bulma no regresaba, Vegeta se preocupaba- ¿y si tuvo un
accidente y no puede volver? O ¿el inútil de Yamcha la secuestro? Lo mejor
es que vaya a buscarla, veamos ¿dónde está su ki?- Al principio por los
nervios no la localizo, lo cual hizo que se pusiera aun más histérico que
antes.

-¡Ahí esta!- salió volando a toda velocidad, pues la verdad tenía muchas
ganas de ver a Bulma.
 
 

Bulma vestía un lindo bikini mientras tomaba el sol-Vaya, hace mucho calor
aquí en la playa, ¿qué estará haciendo Vegeta?, Lo extraño.

-Lo mismo te pregunto yo- se escucho una voz muy familiar- ¿creíste que no
me daría cuenta de tu ausencia?

-La verdad pensé que ni siquiera te acordarías que existo.

-Grr, conque eso pensaste, pues ya verás- Vegeta tomó de la cintura a Bulma
y se elevó por los cielos a gran velocidad.

-¿Qué crees que haces?, suéltame,

-Veo que te gusta mucho el mar- Bulma no comprendió las palabras de Vegeta
hasta que volteó hacia abajo y se encontró con kilómetros y kilómetros de
agua salada.

- No, no me sueltes por favor- Bulma abrazo a Vegeta(no iba a perder esta
oportunidad de tenerle cerca de ella)

-Vaya, veo que mi ángel no sabe volar- dijo Vegeta irónicamente

-No te burles, no es gracioso, por ti ya hace mucho que me hubieras
eliminado-por los ojos de Bulma salieron una pequeñas lagrimas que cayeron
en una de las manos enguantadas de Vegeta.

-Humana tonta, te equivocas, hace mucho que tú me sacaste de este mundo
cruel- tomo el rostro de Bulma y le dio un beso, el más hermoso beso que
Bulma hubiese recibido antes.

Pronto llegaron a Capsule Corp, Vegeta entro por la ventana de la habitación
de Bulma, la deposito cuidadosamente en la cama y se disponía a salir cuando
Bulma le pregunto-¿adonde vas?, pensé que te quedarías conmigo...

Vegeta le respondió fríamente-jamás pienses por mí, yo no tengo tiempo como
para estar perdiéndolo contigo.

-¿Y el beso que me dist...

-Solo olvídalo.

Bulma no podía creerlo, minutos antes el la había besado amablemente, y
ahora la rechazaba sin más ni más- pues lárgate, no te neces... -Bulma no
pudo terminar la frase, pues un fuerte dolor atravesó su pecho, ella solo
cayó en el piso inconsciente.
Vegeta invadido por el pánico corrió por el papá de Bulma.

-¿Qué tiene?, ¡respóndame!- gritaba Vegeta evidentemente preocupado por
Bulma.

El Dr. Briefs contesto- ya no quiere vivir..

-¿Qué está diciendo?

-Si, al parecer ella recibió una muy mala noticia, y no hay nada en este
mundo que la haga quedarse en él, su corazón obedeció a su mente dejando de
latir, pero logré revivirla con una maniobra de rescate.

-Pero que le pasa a esta humana tonta, tiene dinero, una familia, amigos,
está loca. Un momento, le falta algo...YO-se dijo así mismo Vegeta con ese
aire de grandeza y egoísmo.

-Quiero cuidarla.

-¿¿¿Qué????-le preguntó sorprendido el papá de Bulma.

-¿Qué acaso no me escuchaste?,¡ La voy a cuidar!.

-Esta bien-el Dr. Briefs sale confundido, ¿acaso el príncipe estaba
preocupado por su hija? No, era mucho pedir.-lo mejor será que le dé la
noticia a su madre.

-Mi amor, tengo que darte una noticia nada agradable.

-¿Se fue el joven Vegeta?

-¡No! Algo más importante, se trata de Bulma...
-¡Se fugó con Yamcha! Bueno, no me extraña, después de tanto tiempo...
 

-No digas tonterías, ella no se fue con nadie, lo que pasa es que esta
enferma, enferma de amor, ya no quiere vivir...

-Ya le dije que no se preocupe por Yamcha, esas mujeres con las que sale son
solo unas aventurillas que...

-¡¿Cómo es posible que no conozcas a tu hija?! ¡Ella está sufriendo por
Vegeta!

-Jamás lo hubiera pensado.

-En el corazón no se manda.

-Voy a cuidarla...

-No, Vegeta dijo que la cuidaría.

-¡¡¡¡¡¿¿¿¿¿?????!!!!!

-No te extrañes, lo mejor será que vayamos a dormir.
 
 
 
 

Días después Bulma aun no había despertado, situación que a Vegeta no le
agradaba mucho; le gustaba estar con ella, pero siempre y cuando estuviera
despierta.

-Mujer... Bulma, perdón si mis palabras te hicieron daño, no te mueras, te
nec... te necesito, te extraño, te amo...
 

Hace mucho que te entregué mi vida
Hace tanto que ya no recuerdo cuando
Hace tiempo que te llevo aquí adentro
Y no puedo evitarlo.

En ese momento Vegeta se quitó una cadena de la cual pendía una extraña
figura... el escudo de Vejitasei; se lo colocó a Bulma en su cuello, le dio
un beso y ante la impotencia de no poder hacer algo por ella salió volando
por una de las ventanas de la habitación.

Ya en las montañas:

-Bulma, perdóname ¡¡¡despierta por favor!!!- Vegeta expulsó toda la furia
que llevaba, aumentó su ki, y de pronto, ante su misma sorpresa logró
convertirse en supersayajin.
Unas lagrimas comenzaron a correr por las mejillas de Bulma, y unos minutos
después despertó pensando en si había sido cierto lo que escucho, o solo
parte de su sueño.

-Vegeta- murmuraba Bulma tratando de levantarse y al ver algo en su cuello,
salió “corriendo” hacia el espejo y se encontró con una bella figura
colgando de su cuello.

-Después de todo si me quieres... -se cambió de ropa y aunque un poco débil,
se disponía a salir, cuando se encontró con su padre en la puerta.

-¿Adónde vas?

Bulma comenzó a llorar y se dejó caer en la cama, su padre la dijo:-Vamos,
vamos, no llores, que te hará daño; el te cuidó, insistió en quedarse
contigo.

-¿No fue a entrenar?

-No, no quiso dejarte, no sé porque el no está aquí, debió presentir que
ibas a despertar, y no quiso que lo encontraras aquí.

-Papá, déjame salir.

-Pero te hará daño.

-Buscar la felicidad no hace daño- El Dr. Briefs se hizo a un lado y la dejo
salir.

Bulma se subió a un avión que se encontraba en el patio de Capsule Corp. ,
Parecía que estaba ahí a propósito.

-Veamos ¿en dónde estará? ,¡Ah, ya sé, en las montañas!- decía mientras iba
a gran velocidad.

Al llegar comenzó a gritar el nombre de su amado, pero el no apareció,
Bulma desilusionada, se sentó al borde de un precipicio, y recordó aquel
poema que describía su vida entera:
 

Busque el amor por mucho tiempo
Y creí haberlo encontrado
Más hoy me doy cuenta
que fue todo lo contrario

Te entregue mi vida
Mi alma entera
En cambio tú
Desilusiones y tristezas
 

Hoy encontré un nuevo amor
Que necesita de mí
A ti ya no te importa
Déjame ser feliz

Y aunque él lo niegue
Y diga que no es así
Sé que él me ama
Más allá de sí

De pronto el peñasco se derrumbó precipitando a Bulma en él vació.

-¡¡Vegeta!!- gritaba ella en señal de despedida. De pronto una figura oscura
tomó a Bulma por la cintura, y le susurró al oído- Muy bonito, lo que es
ser un ángel y no saber volar- Bulma se sorprendió y abrazó a Vegeta con
tanto amor que el solo pudo corresponder con un beso.

-Bulma, perdóname, pero el sentimiento que tengo aquí adentro no lo puedo
ocultar, es algo tan difícil de expresar y de manifestar, no estoy
acostumbrado...

-Vegeta...

-Dime

-Yo también te amo...

Lentamente Vegeta comenzó a descender, depositó a Bulma entre un campo de
flores, y sin importarle que la luna y las estrellas fueran testigos de su
amor, fusionaron sus cuerpos en uno solo, demostrándose el mutuo amor que se
tenían, olvidando las diferencias, y las dificultades que pronto vendrían
con la llegada de los androides...

FIN