Make your own free website on Tripod.com

"UN PEQUEÑO SUEÑO"
Por: Lucy.
 
 

Hola, primero que nada me llamó Reyna Lucía y me dicen Lucy. Este cuento no ocurre en el mundo de Dragon Ball, sino en el mundo real donde vivimos todos nosotros. Este es un intento de ilustrar el sueño de muchas de nosotras, de que ese chico perfecto de caricatura (Trunks) apareciera casualmente un día en nuestras vidas, en la forma de un hombre de carne y hueso. Espero que les agrade.
 
 
 

~o~o~o~o~o~o~o~o~o~

- Hija, por Dios, estás viendo esos videos de Dragon Ball otra vez – dijo la señora con un aire molesto – los has visto como 1000 veces –

- Mamá, no exageres. Además, no son los videos, porque se los preste a Clara, estos están pasándolos en la televisión –

- ¿No los estaban pasando a las 8:30 de la noche? –

- Ese es Dragon Ball GT mamá, esto es Dragon Ball Z –

- Si, ya lo recuerdo, no es en este capítulo donde Trunks le revela a Goku su identidad –

- Si mamá ese es –

- Ves, ya hasta yo me los sé. Por qué en lugar de estar perdiendo tu tiempo viendo capítulos repetidos no te pones a hacer tu tarea. –

Pensando – Yo no sé cómo es que si se los sabe de memoria no le gustan – en voz alta – Ya acabé mi tarea mamá..

- Ariana, en definitiva no tienes remedio – se va visiblemente enojada.

Ese día en la noche, en la recamara de Ariana...

Ariana tiene un dibujo de Mirai Trunks en las manos, suspira - ¿Por qué será que no existe nadie así en este mundo? ¿Sería tan difícil que todos los chicos fueran así de geniales? En verdad desearía conocer a un chico como Trunks – dice para sí misma y después se va a dormir.

A la mañana siguiente...

- Ariana, levántate. Ya se te hizo tarde para ir a la escuela –

- ¿Qué horas son? – dijo ella todavía adormitada

- Las 7:25 –

- ¿Por qué no me levantaste antes? – gritó y se levantó de un salto.

- Es que estabas durmiendo tan tranquila. –

Pensando – En verdad es que todas las mamás son iguales –

Ariana corre por toda la casa para bañarse, vestirse, peinarse, desayunar, etc. Al final le da un beso a su mamá y sale corriendo con los libros en las manos porque ni siquiera tuvo tiempo de meterlos en la mochila, pero aun así perdió el autobús que suele llevarla a la escuela. Iba caminando rumbo a la escuela, porque no le quedó de otra, cuando un tipo de mal aspecto comenzó a seguirla. Después de caminar un rato, y cuando no parecía haber nadie en la calle el hombre se acercó a ella.

- Hola preciosa. Que hace una chica tan linda como tú caminando sola a estas horas de la mañana –

Ella no le contestó y simplemente aceleró el paso. El tipo se acercó y la tomó fuertemente por el brazo.

- Hey! chiquilla. A mi no me gusta que me dejen hablando sólo –

- Déjeme en paz – trató de soltarse pero él la tenía fuertemente sujetada.

- ¿Por qué tanta prisa? Mejor quédate y así nos podremos conocer mejor –

- Le estoy diciendo que me deje en paz –

- Uy, que brava. Así es como a mí me gustan las mujeres –

- ¿Qué no oyó que deje de molestarla? – dijo una voz varonil que venía del otro lado de la calle.

- Tu no te metas en lo que no te importa muchacho – y empezó a jalar a Ariana. El chico se acercó y le dio un puñetazo en la cara. El hombre soltó a Ariana y trató de golpearlo pero este lo esquivó y le dio un golpe en el estómago que lo dejó tirado en el suelo sin poder respirar.

- ¿Estas bien? – Le preguntó él

- Sí, eso creo – Entonces fue cuando lo pudo ver. Era alto y de constitución atlética. Su cabello rubio, al ser iluminado por el sol y cubierto por las sombras de los edificios al mismo tiempo, adquirió cierto tinte morado que hacía más impresionante aún su presencia. Pero lo más increíble de todo eran sus ojos. Eran el par de ojos azules más hermosos y más profundos que Ariana jamás había visto en su vida. Él sonrió.

- Me da gusto que estés bien – dijo – pero no deberías andar sola por estos rumbos y menos a estas horas de la mañana

- Lo siento – dijo algo apenada – perdí el autobús en que voy a la escuela y no me quedó de otra que caminar –

- En ese caso tal vez debería acompañarte a la escuela, sólo por si acaso. Me llamo Daniel

- Yo soy Ariana – y ambos empezaron a caminar juntos

- ¿Qué es lo que hacías tú a estas horas en la calle?. ¿Acaso no vas a la escuela? –le preguntó Ariana

- Sí voy, lo que pasa es que hoy hubo junta de maestros y nos dieron el día. Así que decidí salir a caminar un rato para no tener que escuchar a mi mamá quejarse todo el día. -

- La pintas como si fuera un ogro –

- No es eso, sólo se comporta así cuando papá sale de viaje. A ella no le gusta porque lo extraña mucho –

- Y ¿Tu papá viaja mucho? –

- Sí es cosa del trabajo. Mi papá es campeón de artes marciales y ha ganado muchos torneos alrededor del mundo, pero no le gusta pelear con mamá cerca, dice que lo distrae demasiado. Así que la deja en casa. Ese es el motivo por el que mamá lo convenció de poner una escuela de artes marciales, para que hubiera una razón para mantenerlo en un solo lugar. Sin embargo, eso no ha evitado que siga yendo a torneos. Es parte de su personalidad, él es un luchador, no un maestro.

- ¿Y quién atiende la escuela cuando se va? –

- Yo, por supuesto.

- Entonces sabes artes marciales. Eso explica la manera en que te encargaste de ese hombre –

Un poco apenado – No fue nada –

- Entonces ¿te gustan mucho las artes marciales? –

- En realidad no. Es bastante divertido pero no es lo que más me gusta. En definitiva no voy a dedicar toda mi vida a ellas –

- Eso tiene sentido –

- ¿Por qué lo dices? –

- Bueno, si como dices te molesta mucho que tu papá este constantemente de viaje y los deje a tu mamá y a ti solos, es obvio que no quieres terminar como él –

- Nunca lo había pensado de esa manera. Pero aún no me has dicho nada sobre ti –

- Que puedo decir. Gracias a Dios todo está bastante bien en mi casa. Es cierto que a veces discuto un poco con mamá, pero es sobre todo a causa de que tenemos gustos distintos. En la escuela no tengo problemas, no soy la chica más brillante de mi clase pero todas las materias las paso en primera oportunidad. En general soy una persona bastante promedio. –

- A mi no me pareces que seas promedio –

- En serio, ¿por qué?

- Bueno, el promedio de la gente no se pone a platicar con desconocidos –

- Que gracioso – y empezó a caminar un poco más rápido

- No te enojes – la alcanzó – sólo estaba bromeando. La escuela ya empezaba a divisarse a lo lejos.

- Mira, ¿no es esa tu escuela? –

- Sí, llegué más rápido de lo que creía. Todavía estoy a tiempo. –

- Tal vez no debería acompañarte hasta la puerta. Tu novio podría molestarse –

- Para que se molestara tendría que tener uno –

Él sonrió – Vaya, ¿y hasta que horas estás estudiando? –

- Salgo a las 2:00, ¿por qué lo preguntas? – ya estaban enfrente del portón de la escuela. –

- Bueno... tal vez te parezca un poco atrevido de mi parte porque acabamos de conocernos, pero ¿aceptarías, no sé, ir a comer una hamburguesa conmigo cuando salgas de clases? –

Hace como que lo piensa – No veo porque no –

- Genial, te busco aquí en un rato –

- Esta bien –

- Creo que ya tienes que entrar a clases, ¿verdad? –

- Sí, entonces nos vemos –

- Nos vemos – Se despiden. Dentro de la escuela estaban todas las amigas de Ariana, y hasta las que no eran sus amigas, esperando a que entrara

- Oye, Ariana ¿quién era el chico que te acompañaba? –

- Deberías presentárnoslo –

- ¿Es algo tuyo? Un primo, acaso un novio. -

- ¿Qué te pasa Ariana, por qué no contestas? -

- Está totalmente ida. -

- Ariana, aquí están los videos de la saga de Cell que me prestaste – dice una chica que se había mantenido al margen de la conmoción que se había formado alrededor de Ariana.

- He – Ariana empieza a reaccionar – Me los das después Clara. -
 


- ¿Después? Pero si el otro día casi me hiciste dejar mi vida empeñada por estos videos. – Pero ella ya no la escucha y sigue caminando. Clara la sigue tratando de llamar su atención....
 
 

FIN


 
 

Críticas, quejas y comentarios a reynalucia@yupimail.com

Quiero aprovechar para darles las gracias a tres personas. A Kaoru Sakai por dos motivos: Primero, porque su página nos ha dado a todos nosotros largas horas de entretenimiento; Y segundo, porque si están leyendo esto es sólo gracias a ella. A mi amiga María Victoria (Vegerotto) por haberme dado la idea para hacer este fanfic y su apoyo. Y a ti que estas leyendo esto, porque eso quiere decir que no abandonaste la historia a la mitad. A todos ustedes, ¡MUCHAS GRACIAS!
 


Regresar a Fan Fictions