Make your own free website on Tripod.com
El Sueño de cualquier Chica, un Principe ¿Azul?
Por Lucyko

Capítulo 2: Revelaciones.
 

Habían pasado dos horasde este penoso episodio, y Bulma seguía descansando sobre el sofá, sin haberse percatado de la presencia de "otra persona" en su casa.

-Qué extraña que es esa mujer humana...-. comentó Vegeta para sí cuando pasó por el corredor. En efecto, era él el que había entrado y no comprendía que era lo que estaba haciendo allí "tirada", cuando en su casa tiene mejores lugares para descansar.

-Pero...¿Desde cuendo me interesa lo que esa - despectivamente - humana haga, o deje de hacer? -. Un comentario arrogante, aunque no se extrañaría ese comentario, viniendo de este ser especificamente.

-Creo que me hace falta descansar, estoy pensando cosas que no son propias de mí -. Afirmó, Vegeta, en voz baja , con sierta preocupación.

Aunque el Príncipe estaba cansado, no dejaba de estar hambriento, y decidido de ir en busca de "algunos" alimentos se dirigió a la cocina.

Nuevamente volvió a pasar por el corredor en donde Bulma dormía, pero esta vez no siguió de largo. La mujer estaba hablando en sueños, lo que decia no era del todo coerente, pero daba a entender que se refería a su discusión con Yamcha.

Vegeta, que seguía ahí parado escuchando, se acercó a ella y puso en práctica lo que dicen de que "si uno le habla a una persona mientras duerme esta contesta, inconcientemente, con la verdad".

-Mujer...-.Con tono decidido, pero extrañado a la vez, aún no comprendía porque le precupaba la muchacha.

-¿Me escuchas...?...¿Mmm? -.

-¡¡Lo odio!! - Dijo Bulma entre sollozos, quien aún seguía soñando, y no con los angelitos, por lo visto.

Vegeta, aprovechando lo dicho, formuló la pregunta que hiba a hacerle.

- ¿A quién odias?-. Le preguntó en un tono bajo, para no despertarla.

- Yamcha...¡Snif..Snif..Snif..! -. Bulma contestó, pero también comenzó a llorar, Vegeta había metido la pata hasta el fondo.

Exaltadamente, la mujer despertó, como si le hubieran tirado con un balde de agua fría. Esta, aún sin percatarse de la presencia del orgulloso Príncipe, rompió en llanto.

- No creo que un insecto, idiota, como ese sea merecedor de tus lágrimas -. Arrogante.

- ¡¿Vegeta?!...¡¡¿Pe...Pero...?!!...¡¡Tú...aquí...es que yo no...!! ¡¡Buuaaaaaaaaaaaaaaa!! -.

Bulma, que ya no quería quedarse con todo ese dolor dentro suyo, optó por descargarse en el pecho del confundido Vegeta.

Vegeta, no sabía que hacer, "¿Abrasarla?...¿Y si solo le estaba abrazando porque estaba en shock?...Si él le abrazara en ese caso la respuesta sería una bofetada, y unas cuaaaaaaaantas palabras más, por "atrevido"...¿Qué debo hacer?".

Ella parecía aberle leído la mente, estaba shokeada, no cabía la menor duda, pero también estaba consiente de lo que hacía.

-Solo...¡¡Snif!!...abrazame...¡¡Snif!!...Si quieres...¡¡Snif!! -. Bulma lo miró a los ojos, sabía vien que él no podía resistir la profundidad oceánica de sus ojos azules.

-Bu...bueno -. Por primera vez Vegeta había actuado de esa forma, tan...¿¿dulce??, no tenía demasiada importancia la forma en la que lo hacia (¡¡Como actuaba, no piensen cualquier cosa!!) Lo que contaba en este momento para ella era aprovechar la situación "¿Cuántas veces lo vovería a ver actuar así?"...

Vegeta la rodeó con sus brazos y la apretó más contra su pecho, sentía algo...extraño...diferente...nuevo, algo que no había sentido con anterioridad por nadie, o por lo menós que no recordaba averlo sentido por alguien.

A su vez, Bulma sentía atracción hacia él, no era de ahora, ya era de hace mucho tiempo. En el momentó que él la abrazó recordó desde cuando comenzó a sentir algo "especial" por Vegeta.
Su madre ya se lo había "predicho", ella se estaba enamorando perdidamente de este hombre. ¿Cómo lo descubrió?.Solo Kami-sama lo sabrá, si es que realmente lo sabía. Ese sentimiento nunca fue asumido por ella, ya que pensaba nunca ser correspondida. Pero ahora, ahora sentía de nuevo "eso", que ni siquiera había sentido por Yamcha alguna vez, lo de Yamcha le dolía por la actitud y el hecho, más que por sus "sentimientos amorosos", hacia él. Desde hacía ya mucho tiempo Yamcha había dejado de ser la persona a quien queria de una manera especial, ya que ahora era la persona a la que consideraba como un amigo "especial", con quien compartía cosas, que por lo general "si solo es su amigo" no debería de hacerlas.
Pero Vegeta, ¡Ay! ese orgulloso y arrogante príncipe, por fin se había dado cuenta de la realidad; realmente lo amaba, ¿Podría decirselo alguna vez?...

-Vegeta...ai...ai shiteru...-. Dijo Bulma casi para adentro, esas palabras se habían escapado de su corazón a su boca. Sabí que lo que dijo era muy arriesgado, pero no le importó.

-¡¿¡¿¡¿Nani?!?!?! -. Preguntó un poco asustado a las palabras de la mujer, no era que unas palbras le asusten, sino, que no lo esperaba, era extraño...otro que no afrontaba sus verdaderos sentimientos.

E inmediatamente, los dos se separaron. Bulma se encontraba completamente ruborizada, como una pequeña niña, y Vegeta que se encontraba de espaldas,tenía los brazos cruzados y en su rostro una expresión de ¡¡No reacciono!!.

-No era que estabas muy triste y llorando por ese idiota??-. Dijo Vegeta cambiando su tono de voz, ahora casi agresiva.

-Mujer, no tengo tiempo de escuchar tus problemas,- "ya tengo suficientes"- pensó- si quieres llorar ensima de alguien, que no sea yo, me molestan esos estúpidos "sentimentalismos" humanos-. Dijo sobrante.

El rostro de Bulma se cubrió de sombra, si al final él le había abrazado, no entendía, "¡Qué tonta! ¡¿Cómo había dicho semejante cosa sabiendo que él no la quería, ni siquiera le importaba?!". Su corazón estaba desecho, primero Yamcha, que aunque ya no era lo mismo una separción ( y más cuando es después de tantos años) duele, y si es por esas causas duele más. Y segundo por esto, pero esta vez no lloraría, ni se deprimiría, no era justo que ella siempre sea la que tiene que sufrir.

-¡¡No te pedí que lo hagas y mucho menos que me grites!! -. Aunque intentó no hacerlo, unas lágrimas cayeron de sus ojos azules.

Vegeta la observó por unos segundos, "¿Qué es lo me provoca esta mujer?, ¿Por qué no puedo verla llorar?, ¿Me importa? ¡¡No, un príncipe como yo no debe ser tan blando y caer en esos tontos sentimentalismos humanos!!" Sin decir una palbra dió media vuelta y se dirigió hacia la cocina, como había pensado en un principio. Él quedó dudando de sus palabra s, pero al final tenía razón, los humanos eran unos tontos sentimentales, eran débiles.
Esta última palbra quedó retumbando en su cabeza "débiles".

-¿Por qué Kakarotto logró convertirse en un SSJ y yo no? -dijo para sí mismo, con un tono de desilución -

-No lo comprendo, Kakarotto es tan sentimental como un humano y logró superarme...-

Vegeta, ya en la cocina, decidió apartar todos esos pensamientos perturbadores de su cabeza y concentrarse en lo que realmente tenía que hacer.

Por su parte Bulma seguía de pie en la sala, su mirada estaba perdida, se sentía como la persona más estúpida del Universo.
¿Cómo le había dicho eso?, aunque lo que más le preocupaba era ¿Por qué le había dicho eso?.

-Demonios! - se quejó Vegeta

-Mujer!! - llamó a Bulma

Esta que estaba sumergida en sus pensamientos no le escuchó.

-Mujer, te estoy hablando! - dijo impacientemente

Bulma salió de pronto de su mundo interior al oir el segundo llamado de el saiyan.
Todavía se encontraba molesta por la reacción de este, y de muy mala gana le contestó.

-¿Qué quieres?, ¿No te parece que ya hablamos suficiente?-

- ¡¡Tengo hambre y la comida no está lista!!, ¡Deja de quejarte y prepara algo de comer!- Vegeta, sabía muy bién que su comentario le hiba a molestar y eso lo hacía sentir felíz.

- Aaaah!!! ¡¡¿¿Cómo te atreves??!!- Bulma estaba furiosa y se dirigió corriendo a la cocina.

- Atreverme...¿A qué? -. Dijo con tono entre inocente e irónico.

-Mira mujer, lo único que te dije era que tenía hambre y que quería que me preparases la cena...-
 

Regresa a fanfics&fanarts
Mail to Lucy-ko