Make your own free website on Tripod.com
 

8

El entrenamiento en la habitación del tiempo

(Dedicado totalmente a Lucía, o Reina-Lucía, o como se haga llamar =P!)


 


-Bien, será mejor que comencemos con el entrenamiento cuanto antes- Dijo Goku encaminándose a la habitación del Tiempo y el Espíritu.

Todos lo siguieron silenciosos. Cuando llegaron a la puerta, Mr. Poppo y Dende los esperaban con una amplia sonrisa.

-Esperamos que puedan entrenar lo suficiente para defender, una vez más, la vida en la Tierra- Dijo Dende.

-¡Bahh, no es necesario que lo digas!- Dijo Vegeta cruzado de brazos y mirando a Dende con un solo ojo.

-No te preocupes Dende, y gracias!!- Dijo la Kasley del presente.

-Es un placer- Dijo Mr. Poppo mirando a los guerreros (y guerreras) Z entrar en la habitación.

La puerta se cerró detrás de ellos. Todos se acercaron a la parte "exterior" de la habitación y observaron el vacío de aquella sala.

-Deben tener cuidado. Esta sala debe medir igual que la Tierra entera... o más... Por lo tanto, hay una sola regla si desean permanecer aquí: está terminantemente prohibido desaparecer el kí. Ya que si alguien se pierde, podrá ser localizado, o podrá localizar a los más cercanos a él, para poder volver. ¿Quedó claro?- Dijo Goku bastante serio.

Todos afirmaron con la cabeza, menos claro, Vegeta y la Kasley del presente, que contestaron con su típico -¡¡Bahh!!-

Se acercaron a bajar por los escalones hasta llegar al suelo de la habitación, aumentada 20 veces más que la Tierra.

Todos tuvieron dificultades para dar el primer paso. Nº18 se cayó al suelo al sentir tanta presión, y Krillin trató de ayudarla. Lo mismo pasó con la Kasley del presente y Trunks.

-¡¡Ay, ¿Pero qué demonios pasa aquí?!!- Dijo la Kasley del presente mientras se ponía en pie agarrada de Trunks.

-¡Oh, olvidé decirlo, pero aquí la gravedad está aumentada 20 veces más que en la Tierra.!- Dijo Goku rascándose la cabeza con una gota.

-¿Aumentada 20 veces, dices? Yo no siento la diferencia- Dijo Mirai’ Kasley sorprendida.

-¡¡¿Qué no la sientes? Debes estar loca!!- Dijo Piccolo con una gran vena y los puños cerrados.

-Mmm... a ver Kasley, trata de elevarte- Dijo Goku sospechando algo.

Mirai’ Kasley se elevó por los aires sin complicaciones y para sorprender más aún a sus amigos, empezó a dar una serie de veloces ataques en aire. Luego descendió.

-Dime Kasley, ¿Acaso tu puedes transformarte en Super Saiyajin Nivel 3?- Dijo Goku pícaro entrecerrando los ojos y cruzándose de brazos.

-¿Super Saiyajin Nivel 3? ¿Y eso qué demonios es?- Dijo Mirai’ Kasley

-Te lo mostraré... ¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!!- Dijo Goku mientras su cabellera se alargaba y una poderosa aura amarilla rodeaba a su tío.

-¡¡Ah!! De manera que eso es el Nivel 3. Sí, si puedo... ¡¡¡¡¡AAAAAAAAAAAHHHHHHHHHH!!!!!!- Mirai’ Kasley sorprendió a todos con la misma apariencia de Goku (sin mencionar que ella llevaba el mismo traje de lucha que él!).

-Es muy fácil, pero no me gusta hacerlo porque la cabellera larga y rubia no va conmigo- Decía mientras volvía a su estado normal. –Aunque tengo que reconocer que los poderes que brinda son inmensamente poderosos- Agregó Mirai’ Kasley.

Goku también volvió a la normalidad.

-Entonces eso explica porque no sientes la diferencia de gravedad- Explicó Goku, mientras entraban nuevamente en la sala principal de la habitación.

-¡¡Oh!! Lo siento, ahora que estamos dentro, tengo que darles una advertencia...- Dijo Goku algo sonrojado.

-¡¡¿UNA ADVERTENCIA?, ¿AHORA?!!- Dijo la Kasley del presente histérica.

-Pues sí... es que si les decía de esto antes de que entráramos, no hubiesen querido entrar, y no hubiésemos podido entrenar...- Dijo Goku cabizbajo con una gota sin dejar de mover las manos.

-¡Oh, oh!, Creo que se nos viene una pesada...- Dijo entre dientes Krillin. –Conozco esa expresión...- Agregó

Bien, seré directo: hay una regla en este cuarto, para que los guerreros que entren aquí salgan enormemente fuertes físicamente y mentalmente. Esta regla consiste en llevarse bien con su compañero de lucha, y visto que algunos de ellos son mujeres, este caso se complica...- Dijo Goku rascándose la cabeza.

-Lo que trato de decir es que, por un año entero, convivirán con su pareja de lucha, les guste o no...- Goku levantó la vista y se topó con las miradas incrédulas de todos sus amigos.

-¡¡¿a qué demonios te refieres, Kakarotto?!!- Dijo Vegeta perdiendo al paciencia.

-Me refiero que tendrán que estar con su pareja en TODO momento, es decir, cuando comen, entrenan, descansan... duermen- La explicación fue interrumpida por la Kasley del presente.

-¡¡Yo no dormiré con Vegeta aunque me paguen!!- Gritó Kasley.

-Lo siento, pero fue el único problema que no pudieron solucionar Dende y Mr. Poppo. Ahora ya que conocen la regla, dice que DEBEN ESTAR JUNTOS EN TODO MOMENTO, incluyendo cuando se bañan, pero pudimos arreglar eso para que puedan tener comodidades, instalando dos baños dentro de uno; así estarán juntos, pero con privacidad- Explicó Goku -...Pero con las camas no pudimos hacer nada, ya que son las justas: 6, una por pareja; y no podemos traer más, ya expliqué mil veces el por qué. Bueno, espero que un año de entrenamiento les pueda servir. Mirai’ Kasley y yo nos despedimos. ¡¡Hasta dentro de un año!!- Gritó Goku llevando de la mano a Mirai’ Kasley hasta la entrada a aquella extraña dimensión.

-¡¡Hasta luego!!- Dijo Mira’ Kasley saludando con su mano libre. –Vegeta, verás que cuando vuelva te haré polvo!!- Molestó Mirai’ Kasley a Vegeta.

-Ja!, eso lo veremos. ¡¡Kasley!! Vámonos ya!- Gritó Vegeta mirando a Mira’ Kasley y Goku desaparecer a lo lejos.

-Sí... adiós Trunks... no te veré por un año...- Dijo Kasley casi llorando. Trunks la abrazó y besó tiernamente sus labios. "Cuídate", le susurró Trunks en el oído, antes de que esta se marchara.

Ya habían pasado 3 horas, y Kasley y Vegeta estaban entrenando.

-Ay!, Espera Vegeta... Ayy!!. Más despacio... Argh!!- Decía Kasley hasta que Vegeta le propinó tal golpe en el estómago que los ojos de Kasley se cayó de rodillas sujetándose la panza, y sus ojos fijos en un punto, inertes. Kasley cayó de manos y comenzó a escupir sangre. Estaba muy mal herida.

-Bahh!, Desde que andas con Trunks te has vuelto muy holgazana para entrenar, ya ahora no eres más que una molesta mosca...- Kasley pudo escuchar lo que Vegeta le decía, pero seguido a esto cayó inconsciente.

Cuando despertó, se encontraba aún en el suelo, tapada con la remera de Vegeta. En ese momento le empezó a dar un fuerte dolor de cabeza, así que esperó a que cesara y se reincorporó.

Pudo ver que Vegeta entrenaba arduamente, no muy lejos de ella. Vegeta lanzó una mirada a Kasley y siguió dando una serie de patadas y puñetazos al aire.

-Ayayayy!!, Vegeta, ¿Cuánto tiempo llevo aquí?, Siento como si una manada de hipopótamos hubiesen pasado por mi espalda... - Empezó a decir Kasley. Vegeta se detuvo y la miró. Luego suspiró y se dirigió a ella.

-Demonios, eres como un bebé. ¿Qué remedio?. Has estado ahí por 3 días- Dijo Vegeta.

-¡¡¿Y tú has estado entrenando sin parar por 3 días?!!- Gritó Kasley. Vegeta afirmó con la cabeza.

-...Bueno, qué más da. Oye Vegeta tengo hambre. ¿Vamos a comer?- Dijo Kasley mientras se tocaba la panza.

-...Bueno...- Dijo Vegeta mientras comenzaba a levitar. Kasley trató de ponerse en pié, pero aún estaba muy débil, así que Vegeta bajó y la cargó hasta la sala principal de la habitación.

4 HORAS DESPUÉS...

Vegeta y Kasley se encontraban solos en la sala principal del la habitación, ya se alimentaron (¡por no decir que comieron hasta reventar!), se bañaron, y ahora ambos estaban muy cansados...

-Bien, las reglas dicen que debemos dormir juntos, pero... al no haber nadie en las otras camas, no creo que hayan inconvenientes!!- Dijo Kasley con una amplia sonrisa.

Vegeta solo se limitó a mirarla y se dirigió a la cama continua a ella.

Trató de quitar las cobijas, pero no pudo.

-¡¿Qué demonios...?!- Dijo tirando con todas sus fuerzas del cobertor.

-Esto es ridículo...- Dijo Vegeta mientras se rascaba la cabeza.

-Ja!, ¿Tan cansado estas que ni quitar el cobertor puedes? Jajajaja!!!- Kasley empezó a estallar en carcajadas.

-¡A ver niña boba!, ¡¡Quítalo tú!!- Le gritó Vegeta a Kasley. Esta se puso de pie e intentó quitarlo con todas sus fuerzas...

-Ayyyyyy!!!. No, no puedo. ¡¡Pues duerme sobre cobertor!!- Le gritó Kasley malhumorada.

-¡¡Bahh!!- Dijo Vegeta acostándose en la cama, pero, sin razón alguna, se cayó.

-Maldición... ¡Esas malditas reglas...!- Empezó a decir Vegeta con los puños apretados y una gran vena en la frente.

-Ahh!, ya entiendo, es por las normas de la habitación, que debemos dormir juntos, ¿verdad?- Dijo Kasley muy cómoda ya en a cama.

-¡¡Vaya, pero qué inteligente te has vuelto!!- Dijo Vegeta perdiendo la paciencia.

-Pues no. Yo jamás dormiré contigo. De hecho, no dormiré- Dijo Vegeta comenzando a salir de la habitación principal.

-Vegeta... Lo dices por tu orgullo o porque... ¿amas a Bulma?- Dijo Kasley pícaramente.

Vegeta se puso rojo y gritó -¡¡Eso no es de tu incumbencia!!- y salió volando muy lejos del lugar. Kasley le hizo un gesto de mal gusto (...el dedo mayor de la mano hacia arriba...) mientras le sacaba la lengua; al rato que lo veía alejarse. Seguido a esto, quedó profundamente dormida.

Aún dormía, cuando sintió que alguien le besaba la mejilla y le acariciaba su cabello lacio.

-...¿Trunks?...- murmuró con los ojos semi-abiertos, aún con mucho sueño.

-...Kasley...- Dijo una voz femenina que desconocía.

-¿Tía Milk?- Dijo reincorporándose

-...Kasley...- Repitió aquella voz

-¡¡¿Quién eres?!!- Gritó Kasley muy asustada.

-...Kasley, mi niña...- Dijo la voz

Frente a la cama de Kasley, una luz hizo presencia, y Kasley tuvo que cubrirse los ojos. Cuando la luz cesó, Kasley descubrió sus ojos lentamente, hasta ver a una hermosa mujer, de aproximadamente unos 36 años.

-Mi hija, mira como has crecido...- Dijo la mujer mientras se acercaba a Kasley.

Ésta contemplaba todo inerte.

-¿Eres un... un...?- Tartamudeaba Kasley

-¿Un fantasma? Sí. Pero no te asustes. Soy tu madre- Dijo la mujer, sentándose en la cama, donde una niña mitad Saiyan y mitad Nertruita la esperaba espantada de miedo.

-Tranquila, vine para ayudarte- Dijo la mujer acariciando la mejilla de Kasley al ver que esta estaba temblando.

-Mamá... no entiendo nada. ¿Qué haces aquí?, ¿Dónde está papá?- Dijo casi llorando Kasley.

A pesar de que Kasley heredó casi todo de su padre, también heredó la hermosura, tanto física como interior, de su madre. Vura, que así era el nombre de su madre, perteneciente al planeta Nertro (que posteriormente se casa con Raditz), tiene como única diferencia su largo cabello rojo.

-Mi niña, solo vengo a prevenirte de lo que podría llegar a sucederte- Comenzó a decir Vura.

Kasley la observaba ya sin miedo, con la boca abierta.

-Lyan te está tendiendo una trampa. Solo eso se me permitió decirte. Solo puedo agregar que, hagas lo que hagas, no debes morir. Pues será tu hijo, solo el tuyo, quien podrá vencerlo...- Dijo Vura comenzando a desaparecer.

-¡Pero... mamá, ... no entiendo nada!- dijo Kasley viendo desaparecer la figura de su madre.

-... No te dejes vencer, hija mía...- Decía mientras besaba la frente de Kasley y desaparecía. El beso de su madre hizo que cayera como por arte de magia en otro profundo sueño.

6 HORAS DESPUÉS...

Kasley se reincorporó de un salto sudando y respirando fuertemente. Miró a su alrededor. Todo estaba en orden. Sintió el kí de Vegeta no muy lejos de la habitación.

-¿Habrá sido un sueño? Sí, fue solo eso- Dijo Kasley mientras retiraba el cobertor de la cama para ir dónde Vegeta. Menuda sorpresa se llevó al encontrar un cabello largo y rojo sobre la cama.

-No fue un sueño... ¡¡No fue un sueño!!- Gritó encolerizada Kasley.

-Pero... ¿Qué habrá querido decir con eso de que mi hijo será el único quien pueda vencer a Lyan...? ...¡¡¿Lyan?!!, ¿Cómo es que mi medre conoce a Lyan?... ¡¡Cielos, no entiendo nada!!- Gritó Kasley tomándose de la cabeza.

-Suficiente por hoy. Yo me marcho de aquí...- Dijo Kasley en el umbral que dividía la sala principal con la habitación en la que reinaba el color blanco. Dirigió una mirada resentida hacia el lugar en donde se apareció aquella luz, y luego su... ¿madre?. Kasley sacudió la cabeza y voló lo más rápido que pudo hacia Vegeta.

Cuando llegó, Vegeta lanzaba una serie de rayos interminables.

-Vegeta, te lo pido por favor, ayúdame a entrenar!!; ¡¡El futuro de la Tierra también corre por mis manos, ¿sabes?!!- Dijo Kasley interrumpiendo a Vegeta.

Vegeta se puso muy cerca de Kasley y le gritó -¡¡YA BASTA!!. Te has quedado muy atrás con los entrenamientos, y ahora cualquiera puede superarte. Si te entreno, perderé Mi tiempo para entrenar. Además, ya dije mil veces que no entrenaré contigo, niña boba!- Finalizó Vegeta con una vena en la frente.

Al oír todo esto, Kasley rompe en llanto y sale corriendo del lugar. Vegeta se queda pasmado al ver la reacción de Kasley. "No puedo creerlo. Pero ahora estoy cada vez más seguro de mi teoría: Para que un Saiyan sea como debe, tiene que mantenerse completamente alejado de los terrícolas... Cuando conocimos a Kasley, era mala, de corazón frío; toda una Saiyan, y ahora... se parece a mí..." Pensaba Vegeta sin perderla de vista, hasta que Kasley volteó y miró a Vegeta. Este rápidamente le dio la espalda y siguió entrenando.

"¡¡Cielos!!, ya no veo la hora de salir de este infierno!" pensaba Kasley mientras se sentaba en el piso.

8 HORAS MÁS TARDE...

"Demonios, ahora sí que estoy agotado. Iré a darme un baño y luego dormiré un poco" Pensaba Vegeta acabando su entrenamiento y secándose la frente con la mano.

"A propósito, ¿Dónde estará Kasley? Hace rato que no la veo... Ah, no está muy lejos" Pensaba Vegeta mientras buscaba el kí de Kasley. Cuando la encontró se dirigió hacia ella.

Tanto llorar y maldecir a Vegeta, habían hecho que cayera en otro profundo sueño (¡¡Cómo duermen los personajes en este Fic!!).

Vegeta cargó a Kasley en sus brazos y caminó hacia la sala principal de la habitación. Durante el camino, Vegeta sintió varias veces la necesidad de tirar a Kasley al piso, al oír que lo maldecía, aún en los sueños!, Pero se abstuvo y llegó a destino peor que furioso, al oír las barbaridades que decía el subconsciente de Kasley.

Para sorpresa suya, TODOS estaban durmiendo en las camas. Todos parecían disfrutar de un placentero sueño, incluso Goku y Mirai’ Kasley, que dormían completamente "despatarrados", roncando, pataleando, etc.

Había una sola cama desocupada. Vegeta recostó a Kasley y se dirigió al baño a ducharse.

Vegeta estaba realmente cansado. No había dormido en semanas, y realmente lo necesitaba, pero... ¿Su cansancio sería más fuerte qué él, que lo impulsaría a compartir la cama con Kasley? Sí. Decidió que si dormía aunque sea unas horas, y luego despertaba antes que nadie y se marchaba, como alguien que nunca estuvo ahí, sería el plan perfecto.

Lentamente retiró el cobertor y se acostó, algo incómodo, junto a Kasley. Esta estaba dada vuelta y dormía profundamente. Vegeta se quedó mirando el techo largo rato, hasta que Kasley se dio vuelta y lo abrazó fuertemente. Vegeta se sonrojó exageradamente y miró al restó de los Guerreros Z. Todos dormían.

Cuando quiso darse cuenta, Vegeta ya estaba respondiendo del abrazo de la joven.

"¿Qué me ocurre?, ¿Por qué hago esto? Kasley bien podría ser mi hija y yo me estoy... ¿enamorando?. ¡¡Claro que no, yo amo a Bulma!!" Decidió Vegeta mientras retiraba el brazo de Kasley de su cuello.

En los sueños, Vegeta recordaba escenas de su adolescencia...

"-Oye Nappa, estoy aburrido. Lo suficiente como para no pelear. Hablemos de algo- Decía un niño de cabellos negros, con traje de Saiyan y una capa roja con el símbolo de la realeza Saiyan.

-¡¡Hablemos de chicas!!- Propuso otro joven de cabellos también negros my largos.

-¡Buena idea, Raditz!, A ver, dime, ¿Cómo te gustaría que fuese tu esposa?- Dijo un niño pelado pícaramente.

-Pueeess... No lo sé. Creo que bonita, delgada, y todas esas tonterías- dijo Raditz sonrojado estallando en carcajadas.

-Pues yo quisiera que mi chica fuese la mejor cocinera del Universo... además de bonita- Agregó Nappa también estallando en carcajadas.

-¿Y tú, príncipe Vegeta?, Aún no has hablado- Dijo Raditz mirando al entonces joven Vegeta.

-Mmm... ¡Yo quiero que mi novia sea la mujer más fuerte de todo el Universo!... y que también sea bonita- Dijo Vegeta con aire de superado cruzándose de brazos.

-¡Sí, buena elección, príncipe Vegeta!- Lo halagaban Raditz y Nappa.

Al acabar esta frase, Vegeta se despertó agitado.

"Estoy confundido. ¡No puedo creer que me esté enamorando de la novia de mi hijo!. Y Bulma... Es muy atractiva e inteligente, pero... Y Kasley... Es la chica que he soñado desde mi adolescencia, pero... Ayyy!! ¿Qué me ocurre?... Creo que será mejor terminar esto por lo sano. Me iré de aquí." Decía Vegeta, pero al reincorporarse en la realidad, advirtió que Kasley lo estaba abrazando nuevamente... y él a ella. Vegeta miró a Trunks, el cual dormía como un ángel.

Cuidadosamente salió de la cama y se paró frente a Kasley. (Esta estaba en una de las posiciones típicas de "Ranma Chan", boca abajo, con una pierna extendida y la otra frente al abdomen, y el sostén de la musculosa caído, dejando verse el hombro).

Vegeta lanzó una última mirada a Kasley, se volteó y dio unos pasos; pero se detuvo. Había algo que impedía que se fuera.

"No, no puedo. Es más fuerte que yo. ¿Será este mi destino?, Estar enamorado de una joven de 17 años?... No, ¡¡claro que no!!. Pero... Ayy!,... ¡¡qué demonios!!..." Fueron las últimas palabras de Vegeta. Se acercó a Kasley lentamente. Tragaba con dificultad y las piernas comenzaron a temblarle. Cuidadosamente se acercó aún más a Kasley y cerró los ojos, para luego besarla en la boca. Pasado unos minutos, dio un último vistazo a Kasley y salió volando de la habitación. Para mal de Vegeta, Kasley estuvo despierta en todo momento, y a los pocos momentos en que él se fue, ella voló tras él.

Envía tu opinión a vegerotto_chan@yahoo.com